¿Tiene un nuevo jefe desde hace menos de 100 días? Esto le puede interesar. Sugerencia: tome papel y boli y cuando lea la palabra «¿implicaciones?» escriba algunas ideas al respecto. Hagamos memoria y continuemos la historia de Michael O. Recuerden, el mando intermedio que recibe una noticia: un cambio de jefe en la gerencia. Le sugiero lea la primera parte si todavía no lo ha hecho para comprenderlo mejor.

Ahora imaginemos que vamos a dar algunas pautas a nuestro amigo Michael. Suponga usted que le cuenta: «Tengo un nuevo jefe… Viene con fuerza… No sé si va a contar conmigo… No me conoce de nada… A ver qué cambios hace…» ¿Le resulta familiar, verdad? Dejemos al lado las clásicas recomendaciones del tipo: “tú dedícate a lo tuyo y pasa desapercibido”, «no te metas en líos ahora» o «haz lo que te digan”.

La llegada de un nuevo superior supone un gran temblor a nuestras reglas de funcionamiento. Es caer en la ignorancia el pensar que todo seguirá igual. El buen profesional se adapta y asoma una nueva manera de funcionar. Su aterrizaje va a removernos, provocar fisuras en nosotros que puede hacernos arrastrar a comportamientos poco gratificantes: escondernos, ocultar información relevante, adular, malmeter… Piense en algunos momentos donde se ha comportado así. ¿Qué podemos valorar en este contexto? ¿Que será lo realmente útil?

Los que empiezan en una profesión con usted no suelen terminar con usted. Así es la vida. Los jefes se van y vienen. Acéptelo. Y disfrute al máximo del aprendizaje posible con esa persona. ¿Implicaciones?

Sea auténtico. Despliegue su liderazgo triple C:

Conecte con lo importante

Comprométase en acciones valiosas con el nuevo jefe

Céntrese en ser un buen profesional ahora evitando rumiar en planes

Tenga en cuenta que reproducimos dinámicas existentes aunque cambie el jefe. Así que note cuando opera de la misma forma que antes con el nuevo superior. Las personas que forman parte de un grupo pueden generar movimientos hacia atrás. Es probable que ahora sus ideas que antes eran muy aceptadas, ahora por ejemplo sean rechazadas. Es el espectáculo de las relaciones. ¿Implicaciones? ¿Qué dinámicas perjudiciales es el momento de evitar?

• Evitar las comparaciones. Estamos entrenados para comparar. Somos muy buenos comparadores. Nos comparamos con el jefe anterior, con el jefe que nunca tuvimos o que el fantástico jefe que nunca tendremos. Fíjese la próxima vez tenga un pensamiento de comparación.

• Establecer una comunicación directa y clara, sin evitar los conflictos y las discordias. No se calle algunas cosas y aprenda a decir las cosas desde sus propias necesidades. Sugiera un encuentro de calidad para trasladar sus expectativas y demandas. También sus ideas.

• Aproveche para limpiar, ordenar sus materiales, oficina, archivo… sus mails. Haga espacio a una nueva manera de trabajar y funcionar que tarde o temprano

Actúe, no se limite a hablar. La adaptación a un nuevo manager requiere un esmerado trabajo y acciones. “Los planes son tan sólo buenas intenciones a menos que devengan inmediatamente en arduo trabajo”, escribió Drucker.
Es el MEJOR momento para mejorar, para progresar en algunas destrezas. ¿Implicaciones?

Ayude de corazón a su nuevo responsable. Procure exponer el contexto de su dominio. Cuidado con la trampa de hablar mal de otros, de todo lo que funciona mal o irregular. Mejor sustente la conversación en hechos y datos. En este párrafo la palabra importante es corazón. Póngase en su lugar cuando llegue al trabajo y actúe pensando y poniéndose en su piel.

¿Implicaciones? ¿Usted tiene desde hace poco un nuevo manager? ¿Cómo lo vive?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *