Entradas

 

Las 5 ideas principales para desarrollar tu liderazgo /desde verano de 2020/

Distintos managers, cuando se enfrentan a un mismo desafío, pueden reaccionar desde la rigidez o desde la flexibilidad. La rigidez es hacer las cosas como siempre, da igual con quién, dónde y ante qué problemas. No importa lo que esté ocurriendo en el planeta. Yo me quedo con mi manera de funcionar. Y más vale que nadie se acerque a procurar hacerme cambiar de idea.

Por otro lado tenemos al líder flexible es adaptativo y por tanto tiene más amplitud de respuestas. Con mayor responsabilidad

1-Código de valores 

Ha dedicado tiempo a clarificar sus valores. Dispone de un “catálogo” de principios firmes pero a la vez moldeables. Puede que se equivoque, pero enseguida rectifica. Provoca espacios de reflexión en sus equipos, sin tapujos. Honestidad, amabilidad, transparencia son trajes que porta en su día a día. No se le ve haciendo chapuzas, ni mintiendo. 

2-Integra sus emociones 

Acepta sus emociones. Miedo, vergüenza, dudas…son parte de su personalidad. No las rechaza. Las integra en su caja de la vida sin más intención que ser ella misma. 

No cae en la trampa del odio o la rabia. Y si queda atrapada, es una persona que fácilmente pide perdón y corrige. ¿qué corrige? su comportamiento lo orienta a sus valores. Mima su mundo interior para ser más fuerte. Pero no se deja atrapar por sus garras. 

3-Identifica patrones 

Sabe ver más allá del “espejo”. Entiende de los sistemas. Se cultiva en ellos. Comprende lo que es un sistema complejo. Los organismos vivos o los grupos sociales no le sorprenden. Es capaz de mirar lo que ocurre detrás de un simple conflicto y ubicarlo en el lugar idóneo. Distingue síntoma de causa. 

4-Entiende sobre motivación extrínseca e intrínseca 

Hace años que ha dejado de dar zanahorias. Explica el porque de las decisiones. Envuelve de sentido y propósito sus quehaceres cotidianos. Por eso sabe conversar hasta el fondo de las cosas. Eso es la motivación intrínseca. Genera una energía durable (de aquellas que nos hacen trabajar incluso sin el jefe presente). Tampoco cree aquello que “el reconocimiento no vale ni un euro”, por lo tanto entiende las necesidades humanas cotidianas (encuentra buenas razones para incentivar con motivadores exógenos). Si bien, el 90% de su energía es para hacer emerger los motivadores internos y retirar las barreras a ellos. 

5-Toma decisiones en tiempos de cambio y las transforma en acción 

Sabedor del buen equilibrio entre razón y acción. Entre soñar y actuar. Se mueve en la justa tensión que embauca las decisiones difíciles con el dulce esperar y pensar ante ellas. Es admirado/a por su serenidad y pausa al decidir. Decide lento pero actúa rápido.  

5-Se forma en liderazgo

 

Afortunadamente la flexibilidad se puede desarrollar. Es un trabajo laborioso pero inmensamente gratificante.

 

Aquí tratamos temas de coaching, formación de management, habilidades de dirección, valores y liderazgo.

“¿Como trabajar en equipo? ¿Cómo ser un buen líder?” ambas búsquedas tienen más de 27.000 búsquedas en el último mes. Muchas de estas búsquedas se hacen por parte de managers que dirigen personas y equipos y que – súbitamente o no – han de hacer frente a un problema que no saben muy bien cómo resolver. 

Las compañías que cultivan las habilidades de dirección y liderazgo producen innovaciones más exitosas.  Pero no siempre esto es posible y cómo quien dirige espere a “ser formado” es probable que pierda muchas oportunidades y esté lleno de quebraderos de cabeza.  A menudo me preguntan… “¿Qué puedo hacer yo? ¿Cómo puedo mejorar yo sólo?” Aquí doy mi humilde opinión.

 

Claves de dirigir  

No se puede ser auténtico tratando de imitar a otros. Se puede aprender de la experiencia de los demás pero no hay forma de ser fiel a uno mismo cuando se intenta ser como otros.  Así que no esperes a que tu empresa te entregue un plan de desarrollo. Mejor hazte responsable de tu progreso.  No esperes que tengas a tu alrededor siempre un gran modelo a quién seguir o una persona ejemplar. Ójala ocurra, pero sabes por tu experiencia que no siempre será así.

 

Primero aprende de tu historia vital 

Papel y lápiz para darte un tiempo a contestar estas cuestiones:

  • ¿Qué personas de tus primeros años tuvieron un mayor impacto en ti?  
  • ¿Cómo favoreces tu auto conocimiento? ¿En qué grado te abres a los demás para aprender?  
  • ¿Cuáles son tus valores más profundos? ¿Cómo determinan tus acciones cotidianas? 
  • ¿Cómo es de íntegra tu vida? ¿Hay armonía, justicia…?
  • ¿Tienes la sensación que haces las cosas “bien”, en la verdad y responsabilidad?
  • ¿Cuáles son mis fortalezas?  

 

Práctica constantemente un feedback sobre sus cualidades. A través del 360-180. En un plazo de dos años tendrás claridad sobre tus puntos fuertes y tus debilidades. Sorprende ver  algunos directivos que evitan exponerse a otros para conocer como pueden mejorar. Por lo que parece coherente buscar herramientas de auto-evaluación. Si tienes presupuesto, invierte en coaching.

Identifica tus propias creencias, sentimientos y comportamientos. Así podrás incorporar nuevas ideas, manifestar tus emociones de forma más clara y tener la capacidad de trabajar con mayor diversidad de personas.  “El león no se preocupa de lo que piensa la oveja”. Me dijo un día un jefe de equipo. Puedes imaginar cómo dirigía a sus equipos.

 

Práctica de valores y principios

  • Clarifica tus valores. Que sean 3 o4 ideas principales.  
  • Realiza la prueba del espejo. La ética requiere mirarse al espejo y preguntarse “¿Que tipo de persona quiero ver en el espejo por la mañana?” Sin tratarse de cambiarte a ti mismo. 
  • Cuando esté más nítido, dedica tiempo a honrarlos con acciones regulares.  
  • Identifica donde encuentra una verdadera realización.  
  • Verifica en qué grado está en el materialismo. Defina su idea de éxito.  
  • Comunica tus valores a través de la visión. No lo hagas una vez al año. Por lo menos 10-12 veces en diferentes foros y formas. La visión guía las estrategias. Así que usa todos los medios posibles para comunicarla.  
  • Si no puedes comunicar tu visión a una persona en 5 minutos y obtener una reacción que signifique interés y adhesión, significa no has terminado de diseñarla bien. 

 

Forme un equipo de verdadero apoyo y lealtad

Busca un buen mentor. Un coach. Un apoyo incondicional. A menudo será la única persona que pueda decirle la verdad honesta.  Los equipos se convertirán en el futuro – sino lo son ya – en la unidad primaria de rendimiento de las empresas de altos resultados. Eso no significa que los equipos desplacen a las oportunidades individuales , a las jerarquías o procesos formales. Supongo que se mantendrán pero se apoyarán en los equipos.

Los equipos refuerzan las estructuras que ya existen. Aumentan las habilidades y la perspectiva. Las empresas sin equipos son más débiles y lentas. Menos productivas y fiables. Ya lo sabes, cuando en tu equipo las cosas no van bien, los resultados merman y la calidad de servicio y profesionalismo individual disminuye.

Los equipos son el vehículo más poderoso para la dirección. Así que toma este rol de profesional preocupado por construir equipos, darles medios y cuidarlos. Desplegarlos en el mejor momento posible.  Dedica tiempo a aprender sobre los equipos. Hay muchas maneras de hacerlo y de forma muy eficaz. 

 

Responsabilízate de las relaciones y los vínculos con los demás

El secreto de la efectividad es entender a la gente con la que trabajas para hacer uso de sus fortalezas. Repasa tus redes personales y profesionales. Toma una visión global para valorar la calidad de las relaciones. Repara críticamente en con quién están las cosas a medias. Piensa en quien has de valorar y reconocer y no dudes en enfrentarte a las conversaciones más delicadas o difíciles.

Las brasas parece que están apagadas pero siguen desprendiendo calor. Faculta a otros para liderar. Un buen manager sabe que sus logros pasan por el logro de los demás. Inspira a otros a progresar cada día. 

 

Cuál es mi lugar

Tras saber cuales son tus fortalezas, conocerte mejor, clarificar tus valores y tus vínculos es momento de ubicarse; de decidir si estás donde deseas estás. Y también tener más claro cuál NO es tu lugar. ¿En qué puesto ? ¿Con quién? ¿Para qué?”.

Las carreras profesionales que generan satisfacción no son planeadas al 100%. Se desarrollan cuando las personas están preparadas para las oportunidades ya que conocen sus fortalezas, sus métodos de trabajo y sus valores. Saber cuál es su lugar puede transformar a una persona “común” en alguien de desempeño excepcional 

Me atrevo a recomendarte que realices este breve cuestionario. Permite poner las cartas boca arriba y ver si tu “mano” es una buena jugada para que tú o tu equipo funcionéis mejor y seas un profesional que te acerque al tipo de persona que quieres ser. ¡Espero tus respuestas!