el blog de
13 May

Indagamos en los valores y en su influencia

Publicado: 13 May 2018 / Sin categoría / 4 Comentarios

Para las personas que quieran indagar en los valores y su influencia, os invito a esta lectura. Es una transcripción de una entrevista que he tenido la oportunidad de realizar en televisión.

Ewa: ¿Qué son los valores Guillermo?

Guillermo: Los valores son aquellas cosas que queremos experimentar en la vida. Tiene que que ver con aquello que nos han inculcado en la infancia. Son las raíces que nos dan sentido y nos guían. 

E: ¿Esto puede dar explicación a cómo tomamos decisiones en nuestra vida? 

G: En general, si las cosas nos van bien, la persona se apoya en sus columnas. Estas columnas que sustentan nuestro edificio son nuestros valores. Además son observables a los ojos de los demás por las cosas que hacemos. A los ojos de otros, si la persona funciona de acuerdo a sus principios, cuando se acuesta por la noche dice: “he hecho algo que merece la pena hoy”. 

E: Cuando hablamos de valores a menudo nos confundimos con los objetivos. ¿Nos lo aclaras?

G: Los valores son inalcanzables y los objetivos tienen un fin. Por ejemplo si por ejemplo mi objetivo es viajar a un lugar determinado, una vez que lo he hecho, el resultado está logrado. En cambio el valor que hay detrás es viajar…puede ser para conocer gente u otras culturas , y fíjate que eso se puede hacer de muchas maneras…no solo viajando. 

Los valores son la brújula, la dirección. Siempre podemos seguir avanzando al norte. Nuestros valores están en un código interno propio, en nuestras vísceras. Una señal que detectamos. Nuestros valores nos hablan, por lo que si notamos cierto orgullo por el tipo de vida que llevamos o nos brillan los ojos al ejercer nuestra profesión, será una buena señal. 

E: ¿Nacemos con ellos? ¿Se adquieren en la familia? ¿En la sociedad? 

G: Los recientes estudios apuntan que emergen desde la mas temprana infancia, desde los 4 años, en tanto que somos seres verbales.  Por ejemplo si se reconoce la creatividad en un niño cuando juega, y lo hacen muchas personas y muchas veces, es mas probable que en su mundo adulto sea una persona que valore y se esfuerce por crear contextos creativos y que sufra cuando no los encuentre. 

Los demás nos ayudan a que los valores, porque somos seres sociales, vayan apareciendo desde la infancia. A través de nuestro entorno. Se teje una red enorme de relaciones. 

E: ¿Y si no nos valoran nada? ¿Con una mala infancia? 

G: Siempre hay algo valioso. Incluso en entornos complejos y duros, en las vidas difíciles.  Aparecen por oposición, por ejemplo a falta de cariño cuando salgo de eso y veo otro y vivo otras emociones. Nuestra historia personal nos conforma pero no nos condena. 

E: ¿Pero hasta cuándo uno puede cambiar?  

G: ¡Toda la vida! Mira cuando una persona anciana que le quedan pocos años de vida y nos dice: “mi vida ya no tiene sentido”, o ha perdido a alguien importante, siempre hay alguien importante para estas personas a quien cuidar, enseñar, proteger… sólo hay que hacer hueco al malestar y ponerse cerca de esos valores un poco enterrados. Hay muchas capas que a veces están muy tapadas por el devenir de la vida. 

E: ¿Cómo esta el momento social en relación a nuestros valores?

G: Existe un boom que pueden provocar que no estemos acompañando bien a nuestros jóvenes. Muy dependientes de su mundo emocional. Creo que hay una semilla de unas reglas donde si no nos sentimos bien, no hacemos las cosas bien.

Si me invade la tristeza por un duelo, o me invade la sensación de esta perdido por un tema laboral, y le hago caso a esos sentimientos, digamos que “compro” esas emociones y les hago caso, puede ser que me quede en casa y no haga cosas importantes. 

Las emociones hay que mirarlas con distancia como cuando vemos un animal haciendo algo con curiosidad. 

E: Cuando hay problemas,  ¿puede ser que los valores no estén definidos?

G: Cuando la vida nos da un golpe, una sorpresa… es frecuente ver como la persona gira de rumbo.  Se pone a lo importante. 

Las expectativas de los demás, de la sociedad a menudo provocan que en nuestra locomotora de vida, pongamos vagones detrás que vamos llenando de cosas. Que pesan, y gastan. Llegamos a casa y estamos agotados y haciendo cosas por los demás. 

Igual es interesante pararse sólo con la locomotra y poner los vagones que realmente nos interesan. Ni más. Ni menos. La cantidad la pone cada uno. 

A veces la vida te obliga a hacerlo…y si lo hacemos antes para que si estemos preparados y más fuertes, ¿no es mejor?.

E: ¿Es verdad que hay una crisis de los 40 años, donde nos cuestionamos todo? 

G: Es cierto de alguna manera y muy fácil de entender. No hay una frontera. Culturalmente a partir de los 40 por nuestra sociedad nos pasan cosas importantes que nos invitan parar. Esa es la llamada “crisis”. En realidad no es más que tomamos un tiempo para mirarnos y si vemos un gap entre la vida que tenemos y la vida que queremos, entonces se produce la crisis. Si la persona tiene recursos la pasara sin mayores consecuencias. 

E: ¿Hay valores universales? Qué valores sobresalen más? 

G: Sería osado nombrar algunos pero cada comunidad va forjando algunos. Ayudamos a los telespectadores si hacemos una distinción. Miremos que si a alguien que le gusta dar clases a jóvenes un día deja de hacerlo porque le expulsan,  si la persona tiene consciencia de que lo importante es la cualidad de la acción, que en este caso es enseñar por ejemplo, se buscará la vida para seguir enseñando de otra forma. 

Es frecuente que aparezcan también la curiosidad, aprender, cooperar y ayudar a los demás con valores en nuestra comunidad.

E: ¿Que preguntas de “autoayuda” nos recomendarías para mejorar?

G: Imagínate que puedes sobrevolar tus próximos 10 años… que quieres verte haciendo, con quién, y para qué…. 10 años nos da un horizonte a largo plazo. No son metas ni objetivos, sino más bien la vida que quiero y cuánto de lejos o cerca estoy de ella.

Los valores están mas presentes si al acostarte, identifico alguna acción que he realizado importante para mi y me ha costado. ¿Qué ha tenido sentido para mi? 

Y en qué momento me he dejado arrastrar por mi corriente de emociones, rabia, ira…y he hecho algo que no va conmigo. Cuando he dado una mala contestación. En el fondo lo más probable es que en el día a día no siempre estén los valores funcionando, y perdemos el control, nos frustramos. Es normal. Es como funcionamos el ser humano. Cuando perdemos el control o las cosas no salen como queremos, algunas personas son más hábiles en generar respuestas más flexibles y aceptar mejor y otras más “duras” que como no salen las cosas como piensan se frustran. 

También es útil saber ¿cuáles son las emociones que te “pillan”, como una cuerda que te tira y le haces caso y acabas haciendo algo? En nuestro dolor, y en nuestro sufrimiento siempre hay algo valioso. ¡Esa es una paradoja!.

La buena noticia es que esto se puede cambiar, cuesta y hay que esforzarse. Pero se puede entrenar. 

Te dejamos el vídeo completo para que disfrutes de la entrevista:

25 ENERO 2018 EL MIRADOR TV

Tarde…. un poco tarde, pero bueno, MUY BUENO!!!!!!

Geplaatst door El Mirador 2.0 op vrijdag 26 januari 2018

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información