fbpx
el blog de
14 Mar

El respeto al candidato

Publicado: 14 Mar 2017 / Recursos Humanos / 4 Comentarios

A veces olvidamos que cuando estamos haciendo selección de candidatos para un puesto de nuestra empresa, estamos tratando con personas que son potenciales clientes o futuros embajadores de nuestra marca. Dependerá de nosotros la imagen que les demos en los diferentes contactos que hagamos con ellos. Y de esa imagen dependerá que se acuerden de nosotros como una empresa seria que le da importancia a los aspectos humanos y laborales. Por eso es necesario que tengamos un buen protocolo de comunicación con los candidatos durante el proceso de selección.

Ese protocolo debe incluir los pasos a dar en las diferentes etapas del proceso, a saber, en el primer contacto, durante las entrevistas y pruebas que queramos hacerles, así como en las comunicaciones posteriores. Todos sabemos que las primeras impresiones son importantes. De ahí que cuando tenemos el primer contacto con el candidato, ya sea por teléfono, por escrito o en persona, debemos tener claras las cuestiones principales que queremos tratar con él o ella.

En este sentido, conviene transmitir una imagen de seriedad y profesionalidad; pero sin caer en demasiadas formalidades, que resulte frío o distante. Normalmente, un candidato en sus primeros contactos está bajo cierto grado de estrés. Como entrevistador, te interesa obtener algunos datos útiles de su perfil, incluso de su saber estar y actitudes. Reducir ese estrés, para poder obtener la buena información, en gran medida dependerá de nuestras preguntas y el modo en que entablemos ese primer contacto.

Sin duda, una de las fases más importantes del proceso es la entrevista en sí. Aunque parezca obvio, una buena preparación de la entrevista es clave para poder obtener la información precisa. No vamos a entrar aquí en los detalles de una entrevista de selección, que por sí misma constituye una etapa sustancial del proceso. Pero conviene resaltar que una entrevista mal estructurada, aparte de ser poco efectiva, puede crear una mala imagen de nuestra marca en el candidato. Así que prepara muy bien la entrevista.

Después de la entrevista, pueden surgir diferentes posibilidades: pruebas técnicas, de habilidades específicas, situacionales, otras entrevistas, etc. Es necesario que el candidato tenga bien claro cuáles son las fases siguientes de su proceso de selección. Hay que darle la información precisa sobre esas etapas y los plazos.

Finalmente, llega la decisión: hay contratación; no se le contrata pero se deja como posible candidato para otra necesidad que pueda surgir en el futuro; o no se le selecciona. Si decides no contratarle, es importante hacer un buen cierre y, en su caso, despedida del candidato.

No superar un proceso de selección, especialmente cuando estás en búsqueda activa de trabajo, no es agradable para nadie. Un buen cierre, comunicando al candidato, en un plazo razonable, que no sigue en el proceso, hace que las personas se sientan atendidas y respetadas y, por tanto, genera una imagen más humana de nuestra marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información