El factor humano es cada día más clave en las empresas, y su eficaz gestión puede ser de un alto valor competitivo y diferenciador. ¿Cuál es el papel del líder dentro de las organizaciones como motor de cambio? ¿Qué elementos nos permiten comprender el liderazgo del siglo XXI, así como aprender a realizar una gestión eficaz de equipos de trabajo y ser capaz de gestionar los inevitables conflictos de un modo eficiente?

Fíjate, como ejemplo, en las metas de una empresa líder en servicios asistenciales con la que trabajo varias horas al mes en entrenar destrezas a sus mandos:

 

  • Aprender a desarrollar un método eficaz para la gestión de equipos.
  • Saber definir los objetivos y orientar a mis colaboradores.
  • Reflexionar sobre las características del líder en las organizaciones.
  • Desarrollar las competencias directivas para un liderazgo con éxito y ético.
  • Aprender a tomar decisiones y resolver problemas desde un enfoque metodológico.
  • Aplicar las técnicas de liderazgo desde el conocimiento de liderazgo actual.

 

Desde el luego el aprendizaje se incrementa en las personas que desean desarrollar la inspiración en el liderazgo, no siendo una manera de dirigir “forzosa”.

Mi visión es que cuando uno quiere mejorar para dirigir equipos, es importante Auto-diagnosticarse sobre el estilo “tendencia” de forma de dirigir (más orientado a los objetivos, las tareas o más hacia las personas), identificar las barreras individuales y afianzar las destrezas ligadas al silencio, la escucha y el reconocimiento.

De poco sirve “inducir” la dirección eficaz o dogmatizar sobre las herramientas más eficaces (tips como se dice ahora) para obtener lo mejor de lo mismo. Si no te lo crees pero adoptas estas “técnicas” quizá consiga el manager de los demás pero a corto plazo. De otra forma, esto es la manipulación.

Mira si te identificas con estas premisas que seguro habrás antes…

 

  • Mantén informado a tu equipo (pero oculta tus errores)
  • Di la verdad (pero no des tu las malas noticias, mejor tu jefe)
  • Asume riesgos (pero no falles eh!)
  • Eres un manager con actitud vencedor (pero que no parezca que alguien pierde)
  • Un buen manager es un jugador en equipo (aunque lo que importa es tu balance y rendimiento personal)
  • Expresa tus ideas (pero no contradigas a tu superior)
  • Sea creativo (ojo, sin romper las reglas)
  • Formula preguntas (pero no admitas que no sabes algo)
  • Acepta las reglas (pero funciona como si no existiesen)

 

¿Qué opinas?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *