Esta es una historia que escuche hace unos años pero que he recuperado para acompañar a una empresa en unas sesiones de liderazgo de equipos y transformación de las relaciones a través de la construcción conjunta de su misión.

Un hombre, en un globo no sabe donde se encuentra. Baja un poco y ve a una mujer en el suelo. Se agacha a su altura y le dice:

«¡Discúlpeme! ¿Puede ayudarme? Había prometido a un amigo encontrarle y ya llevo una hora de retraso porque no sé dónde me encuentro.»

La mujer en el suelo responde:

«Usted está en un globo aerostático a cerca de 10 metros del suelo. Usted exactamente se encuentra a 49 °, 28 ’ y 11” el Norte y 8 °, 25 ’ y 58” Este. »

«Usted debe ser ingeniera » dice el del globo.

«Lo soy», responde la mujer, «¿cómo lo ha adivinado? »

«Pues bien», dice el del globo, «todo lo que usted me dijo parece técnicamente perfectamente correcto, pero no tengo la menor idea de lo que puedo hacer con sus informaciones y de hecho, no sé dónde me encuentro. Para hablar abiertamente, usted no me fue de ninguna ayuda. Lo peor, usted todavía retrasó más mi viaje. »

La mujer le responde:

«Usted debe ser un jefe. »

« Sí,» responde el hombre con orgullo, «¿pero cómo lo adivinó? »

«Pues bien», dice la mujer, « usted no sabe ni donde está, ni dónde va. Usted alcanzó su posición actual calentando y agitando una cantidad enorme de aire. Usted hizo una promesa sin tener la menor idea de cómo podría cumplirla y usted cuenta ahora con la gente situada debajo de usted para que resuelvan su problema. Su situación antes y después de nuestro encuentro no cambió, pero como por casualidad, soy yo ahora quien a sus ojos soy responsable de eso.»

Este texto permite hacer una reflexión sencilla y poderosa a los managers de equipos, sobre cómo verdaderamente generan liderazgos clarificando sus valores y metas.

No dudes en utilizarlo con tus equipos y colaboradores para incentivar una toma de conciencia y quizá algunas decisiones para mejorar su organización. ¿No crees que es el momento de empezar? ¿Quizás se está planteando su visión, misión y valores? ¿Puede ser que en tu equipo o tu empresa, el rumbo no esté claro o se haya desviado demasiado de la dirección buena? Si es así, te invito a contactar conmigo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *