El acompañamiento de la alta gerencia para el desarrollo de habilidades directivas no es una tarea fácil, pues la primera lucha del cambio que tiene que enfrentar todo coach es con los directivos, quienes se suelen resistir a modificar el comportamiento aunque no hayan alcanzado los resultados organizacionales deseados. Es difícil hacerle ver a los directivos que el crecimiento de una organización podría estar en peligro debido a sus propias capacidades, cuando son ellos quienes han llevado la organización hasta el éxito actual.

 

Pero sobre todo a los dirigentes que les va muy bien, se les hará cada vez más difícil que sus propios colaboradores expresen aquello por lo que no están muy contentos, pudiéndose detener la mejora continua y por lo tanto deteniendo la innovación. Ahora bien, ¿cómo incentivar el desarrollo de habilidades directivas en estos líderes tan complejos y completos? Aquí van algunas recomendaciones:

1. ¡Primero escucha!
No formules respuestas antes de escuchar y escucha con todos los sentidos. Presta atención a su proceso mental y lógico: las palabras que utiliza para expresarse, toma en cuenta los indicadores no verbales como entonación, gestos, expresión facial, posturas y todo aquello que consideres conveniente.

2. Comprende los conflictos a este nivel
Es necesario darse cuenta de que a este nivel es muy importante el cuidado de su identidad pública por lo que la discreción será una cualidad que valorará. Además, recuerda que no será fácil que hable sinceramente de sus problemas, dudas o miedos, pues un líder nunca debe verse acobardado, esto lo ha aprendido en la práctica y ya es un patrón de conducta.

3. Trabaja para construir confianza
Una técnica para trabajar la confianza es introducir una fórmula de humor con respeto, un management paradójico, establecer empatía, encontrar algún interés común. Existen diversas maneras, pero depende mucho del estilo del manager coach y de cada cliente.

4. Investiga los rumores y las leyendas urbanas de la organización
Es necesario saber si lo que se plantea desde la directiva se percibe igual que en cargos intermedios. Para ello, se debe diagnosticar la situación a este nivel y luego comparar la situación con lo planteado a nivel directivo.

5. Replantea el problema-hipótesis original
Por lo general, una vez que se realiza todo lo anterior, se encuentra con que el problema no es como originalmente se plantea, puede ser más simple o más profundo; pero, de acuerdo a este diagnóstico se propone un plan y se presentan las sugerencias para el cambio. Si el problema está bien planteado, se considera resuelto en un 50%, el resto dependerá de las estrategias de cambio con que cuenta el equipo.

6. Impulsa la necesidad de cambio
Es necesario que los directivos estén motivados por realizar un cambio y una de las formas de alimentar esta motivación es mostrándoles o proyectando el futuro anhelado con objetivos operacionales y fechas precisas, las metodologías a emplear claras y satisfacer todas las preguntas del cliente.

7. Moviliza los recursos y talentos con que cuenta la organización
El manager debe preferir utilizar todos los recursos materiales y talentos con los que cuenta la organización. Los directivos deben ser activos en la solución planteada pues un líder-coach está para ayudarle a encontrar el camino, no para hacerle el trabajo. Los directivos deben ser capaces de enfrentar el problema actual y sentirse más seguros para enfrentar los que vienen con estrategias claras.

 

Acompañar a un directivo para que progrese en sus habilidades gerenciales es una tarea que requiere de metodologías específicas. HumanUp es una metodología comprobada que permite poner en movimiento a los directivos para que mejoren sus habilidades y alcancen resultados extraordinarios.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *