Los psicólogos llevan años estudiando la comunicación humana con la finalidad de encontrar la expresión auténtica del otro. Aunque comunicarnos nos parezca algo muy simple, no lo es tanto hacerlo de manera óptima y, menos aún, saber escuchar correctamente al otro. Así que, en este post hablaremos de las cinco actitudes para una buena escucha activa:

1. Librarse de las preguntas sistemáticas

Las preguntas más recurrentes en una entrevista o conversación suelen ser de carácter cerrado, no incitan a una respuesta profunda por parte del emisor. En cambio, las preguntas abiertas como “¿Por qué?”, “¡Ah! ¿Por qué?” crean conversaciones más interesantes y fructíferas.

2. Consejo o ayuda

Cuando alguien nos pide ayuda, debemos tener en cuenta que en ese momento se está definiendo qué implicación tenemos con el candidato poniendo así en duda nuestro papel como entrevistador, además de crear un sentimiento de dependencia del candidato hacia nosotros.

3. Evita juzgar

Imagina que en una entrevista te preguntan: “¿Por qué ha elegido usted esta formación?”, dándonos a entender que hemos elegido mal, y aunque así fuera, ¿qué derecho tiene para juzgarnos? Esto se debe a los valores que aprendemos de nuestro entorno social y familiar, inculcándonos juicios de qué está “bien” y qué está “mal”. En cierta manera es verdad que tener unos valores nos sirve para conocer y escuchar nuestro entorno, pero los tenemos que saber separarlos para hacer una correcta evaluación del candidato.

4. Descartar interpretaciones incorrectas

En las entrevistas podemos encontrarnos que el entrevistador no haga una correcta interpretación de nuestro mensaje, arriesgándonos así a crear un clima poco favorable a la confianza y a una mala información. Así que es nuestro deber hacernos entender y saber qué contestar.

5. Comprensión caracterizada por la reformulación

Esta es la actitud más difícil de todas, ya que nos implica, de manera poco natural, una escucha real, un interés verdadero por lo que la otra persona nos está contando. Se consigue mediante una reformulación del discurso, mostrando empatía y facilidad para captar información.

Mantener estas 5 actitudes, en la empresa o en la vida personal, te ayudarán a mejorar la calidad de las conversaciones que mantienes y aprender a escuchar mejor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *